viernes, 2 de marzo de 2012

Bernard está hecho unos zorros

Queridas queridísmas y queridos queridísimos,

Te has puesto el tanga del revés
y se te ven los labios
y se te ven los labios
te has puesto el tanga del revés

Jeffrey Bernard se hizo pis en la cama hasta los 15. Por alguna razón, el hombre consideró que era una de las cosas importantes que había hecho en la vida y lo puso en su obituario. La otra fue escribir la columna "Low Life" ("Bajos fondos") durante más de 20 años en The Spectator, que es una revista inglesa de las importantes. Yo me enteré por Enric González, claro.

Este señor se dedicaba a darle al frasco en el Soho londinense con la pasión de un hooligan en Lloret de Mar y luego contarlo en su artículo semanal. Un día se levantó con el pito pocho. Y lo escribió, claro:

"When she looked at my cock she said, `Oh, that's interesting.' No one ever said that before. I felt like saying, `Well, it's been in some interesting places.'"

Lo que en la tasca del barrio viene siendo: "Cuando (la doctora) me miró la chorra dijo: '¡Oh, esto es interesante!'. Nadie me lo había dicho antes. Me entraron ganas de decirle: 'Bueno, ha estado en algunos sitios interesantes'".


Su columna lo petaba. Cuando salía. La mitad de las veces el espacio quedaba en blanco con el título "Bernard is unwell" ("Bernard está hecho unos zorros", en traducción libre). Al parecer, no tenía nada que ver con las cogorzas que agarraba, sino que tenía más enfermedades que el prota de una peli de Lars von Trier.

Si Mr Bernard podía contar eso, yo puedo contar esto. La Ana se ha pasado por la capital una semana. Ayer quedamos en un McDonalds de botellines que han montado ahora. Cinco quintos por tres euros. Seguro que lo conoces, porque en el que estuve ayer había media España y solo en Madrid deben haber abierto diez. Nos pusimos del revés.

Hablábamos de Ana. Después de una semana en casa de la Pili, qué menos que comprarle un detallito. Como la Pili tiene a la Lola, una zagalica de un año o así, pues algo para ella: un cuento infantil. ¿Te acuerdas de "Teo en el parque"? Pues no sabes cómo ha cambiado el mundo editorial.

Le ha comprado un libro sobre, tatatachán, tachán... mojones. Mojones. Truños. Reconoce a los animales por su chorongo. Como lo lees.

Esta mañana me he acordado bastante de esa publicación. Espero que los bichitos no hubieran bebido mucho el día anterior a que los dibujaran. Ahora, si me disculpáis, tengo cosas que hacer.





Bonus track: El Villas se ha mandado este temita. Mil gracias, mozo. Una dieta ideal para incluir un anexo sobre creaciones humanas en algún libro infantil. Ya sabes: café y cigarro...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No solo compro libro de mojones. Se te olvidó nombrar a nuestra biblia de anoche: "Por qué somos como somos" de Eduard Punset, con la de respuestas que nos dió.

nono dijo...

Albertico... cosas de la vida. Hace unos años puse en escena la obra del Topo con un teatro de sombras con niños de 5 años. La gente se partió el espinazo de la risa. Tengo video. No pierdas detalle a las descripciones "excrementicias".
Un abrazo con mejor olor. Nono.

La Dirección dijo...

"Escatología por un tubo", podrías haber llamado al post. Pero claro, cada uno hace lo que quiere, cuando quiere y donde quiere. Y si no, que se lo pregunten al topo.

Er Alberto dijo...

Tienes toda la razón Ana, algo de lectura habrá que llevarse también al excusado.

Nono, me lo puedo imaginar y ya me gustaría verlo, aunque tenga un poco más de cinco años. Otro abrazo para ti. Limpio y puro, por supuesto.

La Dirección, no puedo más que darle la razón, pero deje al pobre topo, que pertenece a una minoría fuertemente estigmatizada.

Anónimo dijo...

Yo creo que la María estará de acuerdo conmigo en que aquí lo que de verdad pegaría ahora es que alguien pregunte quién es la madre del topo :-) besos a tutti, Edurne

Er Alberto dijo...

Eso es cierto tita. Entre otras cosas va a ser la que tenga que limpiar a topito mustio.

 
Personal Blogs - Blog Rankings